AFRONTAR UNA ENFERMEDAD POTENCIALMENTE TERMINAL
Por Daniela Anéis

Traducción al español por Teresa Galarza

[En inglés]



El año pasado, una de mis mejores amigas sufrió un cáncer de mama y lo superó. La diagnosticaron a la edad de 36 años y fue un duro shock. Para ella y para todos los de su entorno. A título personal, yo trabajo sobre todo con ancianos y a veces es fácil olvidarse de que la gente joven puede morir también. No fue fácil apoyar a una amiga que tuvo que pasar por una enfermedad peligrosa para la vida, ni tampoco ocuparme de mis propios sentimientos al respecto.

En este artículo voy a hablar de cómo mi amiga Iris lidió con su enfermedad y de cómo yo afronté los hechos. Y si usted piensa que los psicólogos están mejor preparados para ocuparse de los desafíos de la vida, piense dos veces. Al parecer, cuando se trata de ocuparnos de nuestras propias emociones, somos como todos los demás. Simplemente seres humanos. Y la perspectiva de perder a alguien que nos importa nos duele como a los demás.

El diagnóstico: Como una sentencia de muerte
Cuando oyó el diagnóstico del doctor, fue como si se hubiera abierto un agujero en la tierra y se la fuera a tragar. Cáncer. Es como una sentencia de muerte. ¿O no lo es? ¿Cómo hace frente usted a una enfermedad potencialmente peligrosa para la vida que puede matarle? ¿Cómo mirar fijamente al abismo y no caer en él? ¿O no rendirse y no dar ese paso adelante? Parece más fácil abrazar la muerte. ¿Cómo evita usted caer en esa tentación?

La respuesta corta es: lo afronta y “coge el toro por los cuernos”—¿Y la respuesta más larga? Siga leyendo.

Lidiar con una enfermedad potencialmente terminal - qué esperar
El trabajo hecho por la investigadora y psiquiatra Elisabeth Kübler-Ross y su teoría de las cinco etapas de la aflicción nos ayuda a entender no solo cómo la mayoría de los pacientes reaccionan cuando se enfrentan a una enfermedad peligrosa para la vida, sino también cómo otras personas pueden reaccionar. Ella ha descrito 5 etapas de la aflicción que no son necesariamente secuenciales: a) Shock; b) Negación; c) Cólera; d) Depresión y e) Aceptación. No todas las personas alcanzan un nivel de aceptación y es entonces cuando se presenta una patología. Y esto puede tomar cierto tiempo. ¿Cuánto? Depende de la cantidad de trabajo espiritual usted decida dedicar a su proceso curativo.

¿Cuáles son las etapas de hacer frente a una enfermedad potencialmente terminal? Algunos de los pensamientos y de las reacciones más comunes son:


  1. Shock. ¿Qué pasó? Una sobrecarga sensorial nos recorre la mente y las venas. Y todo parece tan irreal, como un mal sueño.
  2. Negación. ¿Lo soñé o no? Esto no puede suceder. Quizá podemos fingir que nada de esto está sucediendo. Podemos huir y tomar unas largas vacaciones. ¿Por qué necesitamos tratamiento? Nada está mal conmigo. Hay que repetir los resultados de la prueba. Pidamos una segunda opinión.
  3. Cólera. ¿Qué he hecho para merecer esto? ¿Por qué me están castigando?
  4. Depresión. No vale la pena vivir la vida. Me voy a rendir. O me quedo sentado sin hacer nada. Mis hijos y pareja se van a quedar solos, o puede que incluso estén mejor sin mí.
  5. Aceptación. Tengo una enfermedad terminal o potencialmente terminal. Voy a pelear mientras pueda, o voy a aprovechar lo mejor que pueda el tiempo que me queda en este mundo y voy a vivir al máximo.

Todo depende de cómo usted lo enfoque.
Después del shock inicial de “¿por qué a mí? ¿Qué he hecho para merecer esto?”, mi amiga Iris realmente me sorprendió. Hasta el punto de que inicialmente pensé que necesitaba dejarse aconsejar. Ella es una persona muy espiritual y se convirtió incluso en más espiritual después de enfermar, y una vez me dijo que su enfermedad derivaba de una necesidad espiritual de curarse—me explicó que necesitaba abrazar a su niña interna y perdonar a su madre por no ser lo que ella necesitaba que hubiera sido. Así que para ella tenía sentido tener cáncer de mama dado que el amamantamiento es una parte tan importante de la relación madre-hijo. Me tomó cierto tiempo procesar lo que ella quería decirme, pero finalmente conseguí digerirlo. Y acepté que su explicación tenía sentido. Ella necesitaba pasar por ahí para seguir adelante.

La cuestión es: Iris se tomó el cáncer de mama como un desafío de la vida, su oportunidad de crecimiento espiritual y curación. Y eso le hizo ver que incluso si perdía su vida durante el proceso, necesitaba aprender de esta experiencia para haber vivido una vida completa. Con el tiempo que tuviera. Y eso le ayudó a superar uno de los miedos más primarios de la humanidad: el miedo de la muerte.

Hasta entonces, ella había huido de la idea de la muerte. Pero salió del proceso mucho más fuerte y más libre. ¿Hizo eso del proceso de pasar por la quimioterapia y la cirugía de la mastectomía fuera más fácil? Realmente no, según me dijo. Fue un período horrible de su vida. Pero había un propósito en el sufrimiento y cuando se puede ver la luz al final del túnel, todo tiene sentido. Hay un propósito. Aunque usted todavía no pueda darse cuenta.

Personalmente, mi reacción fue sobre todo desear ayudarla, especialmente a nivel práctico (ofrecí llevarla al doctor, ayudarla con las tareas de la casa), escucharla por teléfono (estuvo aislada en casa por un tiempo) e intentar respetar su espacio; lo que significaba ser paciente cuando ella no devolvía las llamadas telefónicas o los mensajes de texto por días. Había otros días durante en los que deseaba ignorar su enfermedad y continuar como si nada. Hubo veces en que me consideré una cobarde por no querer estar pendiente de ella durante el proceso. La primera vez que la vi calva, casi rompí a llorar. Sí, no fui muy madura para ser psicóloga (perdón, soy humana), lo sé.

¿Cómo entender el sufrimiento? El psicoterapeuta y psiquiatra Viktor Frankl desarrolló la Logoterapia (la terapia del significado) después de sobrevivir a los campos de exterminio de los nazis en la Segunda Guerra Mundial. Perdió a su esposa y a su hijo, que no llegó a nacer, el primer día que los internaron. Él sobrevivió al tifus (era uno de los doctores del campo), al hambre y a los trabajos forzados. Después de esta experiencia, dedicó su vida a ayudar a otros. En su obra maestra, El hombre en busca de sentido (1946), explica lo que sentimos cuando entendemos que el sufrimiento tiene un significado y un propósito y que lo podemos superar y liberarnos. E incluso convertirnos en seres humanos mejores, viviendo una vida llena de significado. Estamos aquí por una razón. ¿Cuál?

Iris encontró su respuesta a esta pregunta. Y ahora tiene una vida hermosa. Y espero que continúe así por muchos años.

 

Daniela Anéis
Acerca de Daniela Anéis
Leiria | Portugal

Daniela Anéis ha sido psicóloga clínica desde 2009, con un máster en Psicología Clínica y Sanitaria - Núcleo de Sistémica por la Universidad de Lisboa, Portugal. Su primera experiencia como psicóloga clínica fue en un hospital psiquiátrico privado de confesión católica, la congregación religiosa más vieja del país dedicada a la salud mental, y en una escuela real. En 2012, creó un proyecto comunitario en su ciudad natal llamada Senior's University que, a través del trabajo voluntario, imparte clases a personas mayores de 50 años, la mayoría de ellos jubilados. No hay tareas para casa, ni exámenes ni diplomas, solo personas aprendiendo y disfrutando de la vida. Además de las clases, las fiestas y las excursiones, el objetivo principal es promover el envejecimiento activo y mejorar la autoestima de las personas.

Como terapeuta privada, a menudo trabaja con familias y adolescentes. Daniela, además, lee todo lo que tiene que ver con la Psicología Existencial y la Psicología Positiva.

Daniela Anéis es optimista y su "vaso siempre está medio lleno". Su trabajo con personas mayores activas le ha enseñado a valorar aún más la vida y, lo que es más importante, la experiencia de vida. Imparte clases de Inteligencia Emocional y Psicología Positiva pero aprende mucho más de lo que es possible transmitir. Siempre tiene una historia estimulante que contar sobre sus "estudiantes".

Espera llegar a los 90 y vivir la vida al máximo. Siempre trabajando para ser la mejor versión de sí misma. Y creyendo que su misión en la vida es aliviar el sufrimiento de los otros.

Lea más sobre Daniela en su blog y en Facebook. (En portugues.)

Teresa Galarza
Acerca de Teresa Galarza, Ph.D.
Valencia | Spain

Teresa Galarza nació en España a finales de la década de los setenta. Estudió Filología y tiene un Doctorado por la Universitat de València, Spain. Trabaja como traductora además de como profesora e investigadora. Empezó su actividad como traductora cuando era universitaria, del ingles al español y al catalán, sus lenguas nativas. Recientemente ha emprendido un nuevo negocio, West Indies Publishing Company, siendo su primer libro la traducción de la novela perdida de Walt Whitman Life an Adventures of Jack Engle. La web de Teresa es: courtesytranslations.es, se puede acceder a sus artículos de investigación desde su perfil de LinkedIn, y sus artículos de divulgación están disponibles en Jot Down.

¿Cuidar para compartir?

Artículos por Daniela Anéis

SUPERAR LA PÉRDIDA: Aflicción y Luto

Desde el principio de nuestros tiempos, el Hombre ha intentado explicar el fenómeno más desconcertante de nuestra existencia: la muerte. ¿Por qué necesitamos morir? ¿Adónde vamos cuando ya no estamos aquí? [Lee mas...] [En inglés]

VIVIR CON DOLOR

Vivir con dolor constante es desafortunadamente una realidad para 1.5 mil millones de personas alrededor del mundo, según la American Academy of Pain Medicine (Academia Americana de Medicina del Dolor). [Lee mas...] [En inglés]

AFRONTAR UNA ENFERMEDAD POTENCIALMENTE TERMINAL

El año pasado, una de mis mejores amigas sufrió un cáncer de mama y lo superó. La diagnosticaron a la edad de 36 años y fue un duro shock. Para ella y para todos los de su entorno. [Lee mas...] [En inglés]