AFRONTAR EL TRAUMA
Por la Dra. Judy Marshall

Traducción al español por Teresa Galarza

[En inglés]



En la sociedad moderna, casi todo el mundo entiende los conceptos de “estrés” y “trauma”. De hecho, utilizamos a menudo las palabras “estresado” y “traumático” para describir nuestras reacciones a los acontecimientos diarios. Generalmente, cuando hablamos de “estrés” y “trauma” nos referimos a situaciones difíciles y a veces devastadoras que ocurren en el curso de la vida. La vida tiene muchos aspectos y a menudo es dura. Todos nosotros nos enfrentamos a desafíos cruciales que nos definen. Durante el curso de la vida, no todos nosotros experimentaremos una enfermedad seria, la separación de nuestra pareja, la persecución, el abuso, o reveses económicos—aunque probablemente conozcamos a alguien que tiene que pasar por alguno de estos casos. Desafortunadamente, estas situaciones no son raras. En cambio, hay factores estresantes, a veces llamados “catastróficos”. Generalmente, se considera que estos factores se encuentran fuera de lo normal. Normalmente, se trata de violencia seria, muerte o amenaza de muerte, o la posibilidad de un daño corporal severo.

Según estamos mejor informados en el campo de la psicología, ha llegado a ser evidente que hay más o menos una reacción típica al estrés o al trauma “catastrófico”. Hay un grupo de síntomas psicológicos, algunos de los cuales son extraños y dramáticos, que parecen ser experimentados por gente de todo tipo, edad y género cuando ocurre el estrés catastrófico. Se conoce como Trastorno por Estrés Post-traumático o PTSD (por sus siglas en inglés). No todos los individuos experimentan todos los síntomas. La reacción de cada individuo es única en lo que respecta a la seriedad de sus síntomas y el grado de incapacidad que produzcan. Algunas reacciones pueden ser inmediatas; otras aparecen más tarde. Algunas personas no reaccionan o solo lo hacen durante un tiempo muy corto.

Cuando la gente reacciona, es a menudo espantoso. Puesto que el estrés “catastrófico” típico aparece en situaciones que se dan al azar, las víctimas son, a menudo, gente normal, y continúan viviendo sus vidas. En el espacio de un instante, se enfrentan con la posibilidad de la muerte o del daño severo. Como consecuencia, pueden comenzar a sentir que están perdiendo el control o volviéndose locos.

La persona puede experimentar pensamientos e imágenes que le hacen revivir el trauma (y todo el miedo que esto acarrea). Pueden ocurrir paranoias y una tendencia a asustarse fácilmente. Pueden ocurrir diversas situaciones, como el llamado entumecimiento emocional y retraimiento hacia los seres queridos, o la irritabilidad, ansiedad, además de problemas de sueño y pesadillas, y la pérdida de interés/apetito sexual. La persona puede tener pensamientos y miedos obsesivos y experimentar un rechazo acompañado de pánico hacia la gente y los lugares asociados con el trauma. Todo esto va claramente más allá del control psicológico del individuo.

Sin embargo, esta reacción tiene sentido si recordamos que durante el estrés “catastrófico”, la reacción primaria es el miedo—no la preocupación ni la ansiedad, sino el instinto más primario de los seres humanos—el miedo. En una fracción de segundo, aflora nuestro modo de ser más primario y mostramos el mismo mecanismo que vemos en un gato cuando su pelo se eriza—cuando otro animal se muestra preparado para saltar—o cuando una serpiente se enrolla anticipando algo.

Los seres humanos también parecen condicionarse rápidamente si el estímulo es bastante intenso. Esto es biológico y psicológico. Un caso desafortunado de intoxicación alimenticia y puede que nunca más volvamos a querer comer ese alimento otra vez y puede incluso llegar a resultar nauseabundo para nosotros cada vez que lo olemos. Cuando estamos expuestos a “estrés catastrófico”, inmediatamente asociamos esta reacción animal intensa con la experiencia traumática sufrida o incluso con el mundo en su conjunto.

Una vez que la amenaza o el estímulo ya no están presentes, nuestro sentido entero de la integridad corporal y psicológica se ve afectado—en otras palabras, hemos sido heridos. Nuestra manera habitual de ser—que integra sensaciones físicas, respuestas emocionales, percepciones y pensamientos—se desequilibra, está fuera de control. Por esta razón los síntomas del Trastorno por Estrés Post-traumático o PTSD son dramáticos y espantosos. Podemos curarnos, a menudo totalmente, pero esto toma tiempo y a veces requiere de tratamiento.

Los efectos a largo plazo del “estrés catastrófico” son a menudo mínimos o nulos. Esto no significa que la persona se sobreponga a la experiencia traumática por completo (además, a lo largo de nuestras vidas, los síntomas pueden volver a aparecer durante fechas significativas o acontecimientos similares a los que ocasionaron la experiencia traumática). Esto quiere decir que el trauma ya no afecta más al funcionamiento cotidiano, las relaciones interpersonales, o nuestro sentido subjetivo del bienestar. En última instancia, esto depende de la persona y de la naturaleza de lo que ha ocasionado el estrés.

La reacción se puede también complicar por ciertos factores. La reacción será más severa si su vida se ve amenazada realmente, mucho más que si es testigo, aunque incluso verse expuesto como testigo a los acontecimientos violentos es traumático. Si ha habido gente que ha muerto durante una catástrofe, particularmente si son seres cercanos o queridos—si el agente que provoca el “estrés” catastrófico es severo o prolongado, como por ejemplo la exposición repetida a la brutalidad de combates durante una guerra—o si la víctima no ha sido amenazada con la muerte o con la violencia, pero se le ha dañado físicamente (por ejemplo, una violación o un disparo)—la respuesta es complicada, así que la recuperación puede tardar.

Lo bueno es que estas reacciones a las experiencias traumáticas “catastróficas” son muy favorables al tratamiento. La terapia, el asesoramiento psicológico, los grupos de ayuda—si el individuo tiene la oportunidad de participar y está dispuesto a beneficiarse de esto—son tratamientos con resultados de éxito cuando se tratan los efectos del “estrés catastrófico”. Para muchos, con el tiempo y la cura, la experiencia traumática puede pasar a ser una experiencia generalmente exterior a uno mismo.

 

Creative Commons License
Psychmaster/Judy Marshall Articles by Judy Marshall, Ph.D. is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.
Permissions beyond the scope of this license may be available at https://www.psychmaster.com/psychmaster-terms-of-use.html.
Judy Marshall
Acerca de Judy Marshall, Ph.D.
California | Estados Unidos

La Dra. Judy Marshall se doctoró en psicología clínica por la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill. En sus más de treinta años de práctica clínica en Nueva York y Los Ángeles ha trabajado con muchos grupos diferentes, desde niños hasta frágiles ancianos, mostrando un interés particular en temas como la autoestima, la depresión, la sensibilidad y la creatividad.

En un plano más general, trata de ayudar a todos a superar la brecha entre la comprensión espiritual y la psicológica. Además de ser una artista visual, Judy ha tenido un interés de por vida en la filosofía y en la necesidad de explorar lo que es misterioso e intuitivo y que guía nuestras vidas. Para más información, leer la página Acerca de.

Teresa Galarza
Acerca de Teresa Galarza, Ph.D.
Valencia | Spain

Teresa Galarza nació en España a finales de la década de los setenta. Estudió Filología y tiene un Doctorado por la Universitat de València, Spain. Trabaja como traductora además de como profesora e investigadora. Empezó su actividad como traductora cuando era universitaria, del ingles al español y al catalán, sus lenguas nativas. Recientemente ha emprendido un nuevo negocio, West Indies Publishing Company, siendo su primer libro la traducción de la novela perdida de Walt Whitman Life an Adventures of Jack Engle. La web de Teresa es: courtesytranslations.es, se puede acceder a sus artículos de investigación desde su perfil de LinkedIn, y sus artículos de divulgación están disponibles en Jot Down.

¿Cuidar para compartir?

Artículos por Judy Marshall

UN ACERCAMIENTO ESPIRITUAL A LA DEPRESIÓN NAVIDEÑA

Para la mayoría de los adultos estadounidenses, el período que comprende desde Acción de Gracias hasta Año Nuevo es un momento difícil. Parecemos estar sumidos en una realidad virtual que se encuentra en algún lugar entre un carnaval y una pesadilla. [Lee mas...] [En inglés]

ENFERMEDAD DE ALZHEIMER: Realidad y Misterio

A medida que la gente vive más, el espectro del Alzheimer se vislumbra sombrío en el horizonte. Es una enfermedad que implica el deterioro cerebral progresivo, que resulta en el aumento del déficit en el funcionamiento mental y la conducta. [Lee mas...] [En inglés]

AFRONTAR EL TRAUMA

En la sociedad moderna, casi todo el mundo entiende los conceptos de “estrés” y “trauma”. De hecho, utilizamos a menudo las palabras “estresado” y “traumático” para describir nuestras reacciones a los acontecimientos diarios. [Lee mas...] [En inglés]

LA DEPRESIÓN: Un Estado De Alteración Negativo

La depresión es una de las experiencias humanas más dolorosas. Las personas que están deprimidas sufren mucho. Cuando estamos deprimidos, se ve afectado cada aspecto de nuestra experiencia. [Lee mas...] [En inglés]

ENFERMEDAD MENTAL: Estigma y Realidad

Como sociedad no estamos bien informados acerca de la salud mental y sus enfermedades. Esto es particularmente sorprendente ya que estamos relativamente bien informados con respecto a la salud física y sus enfermedades. [Lee mas...] [En inglés]

SER UNA PERSONA SENSIBLE

Cuando tenía siete u ocho años, ya me había clasificado a mí misma como una persona sensible. Lo cual no era ni bueno ni malo. En mi creciente conciencia del mundo que estaba descubriendo, simplemente sabía que yo era una de esas personas que parecen muy suaves y dulces. [Lee mas...] [En inglés]

ESTRATEGIAS POSITIVAS PARA SOBRELLEVAR LA DEPRESIÓN NAVIDEÑA

Las fiestas son una época de evidentes contradicciones y extremos marcados. Es una temporada que invoca los más altos ideales espirituales, pero genera el materialismo más craso. [Lee mas...] [En inglés]

ESPIRITUALIDAD Y RECUPERACIÓN

Como psicóloga con más de veinte años de experiencia clínica, creo que la espiritualidad puede transformar la psicología personal. [Lee mas...] [En inglés]

ESPIRITUALIDAD: Arrancando un Ciclo de Transformación Psicológica?

Existe un consenso general de que la espiritualidad es buena para uno. Probablemente, este puede ser el único punto en que hay acuerdo sobre la espiritualidad hoy en día. [Lee mas...] [En inglés]

ESPIRITUALIDAD: Filosofía de Vida

En los últimos años, ha habido un renacimiento del interés en la espiritualidad. Muchas personas describen la práctica espiritual regular, que puede o no incluir la afiliación con una iglesia u organización religiosa tradicional. [Lee mas...] [En inglés]

EL RETO DE LA SENSIBILIDAD

Incluso en el lenguaje más simple, la palabra “sensible” tiene connotaciones positivas y negativas. En el lado positivo, ser “sensible” implica ser una persona agradable y cariñosa, alguien que es considerado, comprensivo, y consciente de los demás. [Lee mas...] [En inglés]

LA HISTORIA DEL VIEJO GRANJERO

Había una vez un viejo granjero que vivía en una región muy alejada en el continente, en la cual los terrenos eran agrestes y los aldeanos lograban una existencia pobre a base de trabajo duro y con la gracia de Dios. [Lee mas...] [En inglés]

¿QUÉ ES LA ESQUIZOFRENIA?

La esquizofrenia es el trastorno mental más serio y que más incapacita al paciente. Es lo que se asocia generalmente a la locura. Todas las sociedades describen una cierta variante o tipo de esquizofrenia como “locura”. [Lee mas...] [En inglés]