EL VERDADERO PODER DEL AMOR
Por Kris Wolfe

Traducción al español por Teresa Galarza

[En inglés]



Amor. Es una palabra que parece que debiera escribirse con letras de burbuja, coloreadas de rosa como el caramelo de algodón y rodeada por corazones hinchados atravesados por flechas. Pero no hay palabra más poderosa en nuestra lengua.

Me he enamorado, he estado enamorada, y me he desenamorado. He amado a mis hijos, a mis padres, a mis amigos y a mi marido. A mis cuarenta años, he conocido un tipo de amor que no era amor en absoluto, sino que estaba disfrazado como tal para herirme o para controlarme. He conocido un tipo de amor tan puro que podía parar mi respiración. He escrito canciones y poemas para profesar este amor. El amor me posee.

¿Pero de dónde consigue el amor su poder para “poseernos”? ¿Por qué es una fuerza con la que se debe contar, una emoción digna de vivir, y un destino digno de perseguir?

Cuando pienso en todas las veces en que he sentido amor, tiene muy poco que ver con tarjetas y flores, y nada que ver con diamantes. Tiene que ver con algo mucho más grande. El amor solo aparece, de manera natural, en los que tienen amor. El amor verdadero se envuelve en la aceptación, se entrega en el sacrificio y se sostiene con el compromiso. El amor no tiene poder sin estos factores. El amor es una trinidad.

El amor es tan esencial para nuestra integridad que la Biblia lo trata de esta manera, “El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor”. (1 Juan 4:8) Este verso es tan poderoso porque no dice que Él conoce el amor o que Él da amor. Dice claramente que Él es amor. Dios equivale al amor. La trinidad del amor se exhibe del mejor modo posible a través de Dios y Su amor perfecto.

Lo más extraño que tiene que explicar una persona que ama a Dios y sigue a Jesús a alguien que no lo hace es cómo una persona que ha pecado y caído muy bajo puede ser amada por Dios, conseguir seguir a Cristo y ser invadida por el Espíritu Santo. Es tan extraño para la manera en la que funcionamos como seres humanos que a veces esto nos enoja. En “nuestro” mundo, debemos habernos ganado todo lo que tenemos. Hay “karma” en la tierra: si usted se comporta mal, le castigarán. Esto no es amor. Esto es justicia, y la justicia tiene sentido para nosotros. Un Dios que da a Su Hijo para que muera por nosotros está más allá de nuestra comprensión. Un Espíritu que elige morar en nosotros es aún más desconcertante. Pero esto es el misterio de la energía del amor explicado.

Este amor se ilustra a menudo en nuestras vidas terrenales con la unión del matrimonio. Incluso antes de que hubiera una iglesia, había un hombre y una mujer, dados el uno al otro. Y esto es lo que ha representado nuestra relación con Cristo desde el principio. La unión del matrimonio requiere de sumisión, amor, y respeto. (Efesios 5:21-33) En el matrimonio, el amor no es interesado o jactancioso, y no guarda registro de las cosas malas. El amor persevera siempre. (1 Corintios 13)

Y en Dios encontramos la trinidad del amor: Su aceptación, Su sacrificio y Su compromiso. Dios modeló este ejemplo para nosotros. Dios nos amó tanto que nos dio a Su Hijo. Cristo nos amó tanto que se sacrificó por nosotros e incluso por los hombres que lo traicionaron, incluso cuando Él sabía lo que iban a hacer. Y Él lo haría otra vez. Y en este sacrificio podemos ver la trinidad del amor. Él nos encontró sin defectos. Dios sacrificó a Su Hijo, y nos dio al Espíritu Santo para que estuviera con nosotros por siempre hasta que podamos unirnos con Él otra vez. Esto es aceptación, sacrificio y compromiso modelados perfectamente para nosotros.

Mi marido no es mi Cristo. Pero lo amo más allá de lo descriptible por quién es Él para nuestros hermanos y para mí y cómo nos ama. Lo amo por su buena voluntad para buscar en mi corazón y en el de mis hermanos, y por su determinación de no parar nunca. Reflexiono sobre el regalo que tengo y a veces me deja flotando. Quisiera pensar que hay un hombre tras el propio corazón de Dios.

¿Cuándo me siento más amada por mi chico? Primero voy a describirlo. Él es tres años más joven que yo, está tatuado, le gustan los coches de carreras y las bicis muy rápidas. Es un poco engreído. Le encanta su pelo. Ama viajar, la buena comida y los trajes bien hechos. Su pasatiempo favorito es estar solo.

Y entonces me conoció. Divorciada, madre de dos hijos. Un niño que parecía comenzar a responder impertinentemente como un adolescente con solo cinco años y otro con colapsos nerviosos que podían acabar con la paciencia de cualquiera. No estábamos hechos a su medida.

Me tomó tres meses ser lo bastante valiente para tener una cita con él que incluyera a mis hijos. Tenían tres y seis años y discutían sobre sables, espadas, y deportes de lucha. Los llevamos una exposición de hielo (esas que tienen esculturas de Disney en hielo). Se quejaron por el frío. Se pelearon en el coche en el regreso a casa, discutiendo y gritando. El más pequeño se hizo popó en sus pantalones después de “unos gases” inesperados. Entonces volvimos a casa con un tiempo muy frío y las ventanillas agrietadas. No esperaba ver a este hombre otra vez.

Pero lo vi.

Justo a tiempo cambió su auto deportivo por uno grande de cuatro puertas (para que estuviéramos más cómodos). Leyó libros sobre educar hijos. Aprendió cómo ayudar con los colapsos nerviosos de mi hijo. Se hizo un experto en saber mantener la paz durante la hora de las tareas escolares. Cambió tiempo que pasaba solo por tiempo en familia y viajes al acuario. Limpió leche derramada y vómitos. Y finalmente cambió su vida ordenada y perfecta por otra desordenada e imperfecta, cubierta por cereales, diciendo "sí quiero" bajo el calor sofocante de Tennessee. Hablemos de amor.

La magia del matrimonio se encuentra realmente en los pequeños momentos. Es así para cualquier tipo de amor. Está en las miles de veces que decidimos ponernos a nosotros mismos en un segundo plano para el beneficio del otro. Es cogerse las manos en el porche cuando hay trabajo que nos espera, y rezar en el borde de la cama cuando las presiones del día se han llevado lo mejor de nosotros. Es aceptación, sacrificio y compromiso repetidamente, lágrimas, angustia y decepción.

Pero si somos afortunados, todos nosotros tenemos nuestra propia historia sobre el poder del amor. Tengo un amigo, Scott, que ha luchado contra el cáncer por algunos años. Realmente ha estado muchas veces a prueba, tanto física como mentalmente. Aprendo tanto sobre el poder del amor de él y de su esposa. Están siempre el uno para el otro, siempre ayudándose, y siempre comprometidos en dar a sus hijos una buena niñez, a pesar de los problemas de salud que él experimenta. En Facebook (como en “la vida real”), él es una inspiración para muchos:

“He estado tumbado en la cama la mayor parte del día con dolor abdominal severo. Soy el entrenador principal del equipo T-Ball y estoy acostado antes de que tengamos que irnos para el entrenamiento de esta noche. Dios, por favor dame fuerzas para hacer este entrenamiento, sé que puedo hacerlo… he pensado en cancelar, pero lo pasé tan bien el martes mirando esas pequeñas caras sonrientes, riendo y jugando con los chicos, que me siento como si pudiera llegar y comenzar a entrenar; la alegría pura, mezclada con Tylenol, y sobre todo la ayuda de Dios, me ayudará a superarlo”.

El amor expiatorio es tan poderoso que es igual de transformador para el donante como para el receptor. Todos lo deseamos por sus propiedades para curar, dar esperanza, impartir fe, y despertar a nuestras almas. Incluso con su dolor, Scott prefería estar al lado de su hijo, animándole, y entrenando al equipo t-ball en lugar de quedarse en casa. Scott es un donante de amor poderoso, transformador. Y un día, apuesto a que su hijo también lo será.

En un mundo en el que tratamos el matrimonio como si se tratara de tener citas siempre con la misma persona y rompemos el matrimonio cuando hay una pelea, deberíamos reexaminar el poder verdadero del amor. Si intentamos vivir con un amor que rechaza ponernos en segundo lugar, que exige su propia manera de hacer las cosas, que requiere la perfección en otros, que abandona fácilmente, o elige la satisfacción inmediata por encima de la perseverancia, entonces estamos viviendo con un amor que no es del tipo que Dios requiere de nosotros. “Quien no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor”. Estamos obligados a amar para conocerle.

Día a día, momento a momento, la energía de esta trinidad del amor puede reconstruirnos. Puede reparar nuestras heridas y darnos confianza en nuestro futuro. Pero no es solo ser amado lo que importa; es saber, en primer lugar, que somos dignos de ser amados. Cuando alguien se sacrifica por nosotros aprendemos que somos aceptables. Y el compromiso dice que no importa lo que el futuro pueda deparar, seguiremos siendo dignos de ser amados. El amor nunca falla.

A través de la trinidad de Dios tenemos el ejemplo perfecto del poder del amor. A través de las relaciones tenemos la ocasión de compartir este lado de la eternidad.

 

Kris Wolfe
Acerca de Kris Wolfe.
Tennesse | Estados Unidos

Kris Wolfe es cristiana, esposa y madre. Es una escritora independiente que se centra en el estímulo espiritual y práctico, escribe lecciones para grupos que realizan sus reuniones en las iglesias, y también es coach de grupos pequeños. Kris tiene un máster en consejería bíblica por la Luther Rice University and Seminary y ejerce como mediadora en disputas familiares para la corte dn Tennesee donde ella vive.

Kris abarca temas como las citas, el matrimonio, la crianza, el divorcio y su recuperación, y las familias combinadas. Para ller más sobre Kris: Clarksville, TN Online y su sitio web.

Teresa Galarza
Acerca de Teresa Galarza, Ph.D.
Valencia | Spain

Teresa Galarza nació en España a finales de la década de los setenta. Estudió Filología y tiene un Doctorado por la Universitat de València, Spain. Trabaja como traductora además de como profesora e investigadora. Empezó su actividad como traductora cuando era universitaria, del ingles al español y al catalán, sus lenguas nativas. Recientemente ha emprendido un nuevo negocio, West Indies Publishing Company, siendo su primer libro la traducción de la novela perdida de Walt Whitman Life an Adventures of Jack Engle. La web de Teresa es: courtesytranslations.es, se puede acceder a sus artículos de investigación desde su perfil de LinkedIn, y sus artículos de divulgación están disponibles en Jot Down.

¿Cuidar para compartir?

Artículos por Kris Wolfe

LA AUTOESTIMA ANTES Y DESPUÉS DE CRISTO

Antes solía pensar que tenía una gran autoestima. Pero confundía autoestima y confianza. Tenía confianza, hasta cierto grado. ¿Autoestima? Quizá no tanta. [Lee mas...] [En inglés]

DE LA FE VIENE LA VIDA

Seis abortos involuntarios. Seis pruebas positivas de embarazo, cada una de ellas acompañadas de euforia y grandes planes, y cada una de ellas seguida de episodios de aflicción por la pérdida. [Lee mas...] [En inglés]

EL VERDADERO PODER DEL AMOR

Amor. Es una palabra que parece que debiera escribirse con letras de burbuja, coloreadas de rosa como el caramelo de algodón y rodeada por corazones hinchados atravesados por flechas. [Lee mas...] [En inglés]

SOBRE CONVERTIRSE EN UNA FAMILIA CRISTIANA: 13 Consejos Tangibles

En realidad yo no crecí en la iglesia, pero tampoco era contraria a la iglesia. De hecho, diría que mi familia tenía cada pie plantado firmemente en ambos caminos. Imagínense lo difícil que era conseguir cualquier cosa para nosotros. [Lee mas...] [En inglés]

INFLUENCIAS SECULARES QUE PREOCUPAN A ESTA MAMÁ CRISTIANA

Me encojo solo de pensar en las “influencias seculares” en mis hijos, no solo porque puedan hacerlos malos, sino también porque no deseo que mis hijos desarrollen una actitud de “yo soy más santo que tú”. [Lee mas...] [En inglés]

ENSEÑAR A SUS HIJOS A PERDONAR

Es más que una canción; es una manera misteriosa de vivir. Desistir al sufrimiento y el perdón son piedras angulares de la vida Cristiana, pero son conceptos que hacen temblar al más fuerte de los Cristianos. [Lee mas...] [En inglés]

ENSEÑAR A SUS HIJOS LA COMPASIÓN

Pregunte a cualquier padre lo que desean para sus hijos y casi todos mencionarán la felicidad. Todos deseamos la felicidad para nuestros hijos y para nosotros. [Lee mas...] [En inglés]

AYUDAR A SUS HIJOS A CONSTRUIR SU SENTIDO DE PERTENENCIA

Si usted es un tipo de padre o madre de los que muestran un amor severo, puede ser que incluso no se preocupe de si sus hijos tienen un sentido de pertenencia, siempre y cuando tengan una motivación y se comporten correctamente. [Lee mas...] [En inglés]

CUANDO LOS NIÑOS CRISTIANOS NO SE COMPORTAN COMO TALES

Puede que usted conozca la historia del hijo pródigo (Lucas 15:11-32). Un hombre joven pide a su padre por adelantado la parte de la herencia familiar que le corresponde. [Lee mas...] [En inglés]

PASIÓN POR EL TRABAJO

Trabajo. Es una labor de amor. ¿Cierto? La gente dice, “Haga lo que le apasiona y será como no trabajar ni un día en su vida”, lo que implica, por supuesto, que si a usted le apasiona su profesión, no la sentirá exactamente como un trabajo. [Lee mas...] [En inglés]

LA FAMILIA DE VACACIONES: Lo Bueno, Lo Malo y Lo Memorable

Acabo de regresar de un crucero de una semana con dos preadolescentes. Tienen doce y quince años. ¿Conoce el emoji de ojos enormes hacia afuera, sin pestañear? [Lee mas...] [En inglés]