SOBRE CONVERTIRSE EN UNA FAMILIA CRISTIANA: 13 Consejos Tangibles
Por Kris Wolfe

Traducción al español por Teresa Galarza

[En inglés]



En realidad yo no crecí en la iglesia, pero tampoco era contraria a la iglesia. De hecho, diría que mi familia tenía cada pie plantado firmemente en ambos caminos. Imagínense lo difícil que era conseguir cualquier cosa para nosotros.

Fui bautizada alrededor de los veinticinco años. En un año, estaba embarazada de mi primer hijo. Una sincronización perfecta, pensé: Siempre supe que quería tener una relación con Cristo antes de ser madre. Para mí, era esencial.

Recé durante mi embarazo, y una vez mi hijo nació, recé junto a su cuna cada noche. Pero la vida siguió su camino de otra manera, y finalmente rezamos menos. Su padre y yo comenzamos a discutir más. Tuvimos otro hijo un par de años después; las discusiones se convirtieron en peleas y las peleas en batallas. Y entonces nos divorciamos.

Nuestros hijos tenían cinco y dos años en el momento del divorcio. Había dejado de ir a la iglesia mucho antes de todo esto y divorciarme no me hacía sentir exactamente como una persona de iglesia. Pasaron dos años y medio de mi divorcio cuando finalmente me di cuenta de lo que faltaba en mi vida. Así que preparé a mis hijos de siete y cuatro años y fuimos a la iglesia.

Esto fue el principio del despertar verdadero para mí, y una fuente de alegría que todavía no había experimentado. Mis hijos disfrutaban mucho en la iglesia y parecía que anhelaban ir. El más pequeño tiene una perspectiva diferente de la vida (en general) y una personalidad muy única. Así que convirtió las piezas de música religiosa en su concierto personal, y el entorno más cercano a su cuerpo minúsculo en un círculo para amar a Jesús.

Pero la iglesia no era tan cómoda para ellos como parecía ser para los chicos que habían estado siempre allí. Como con cualquier momento en que un niño es nuevo en algo, le lleva algún tiempo sentir que encaja.

Pero la realidad era que yo también me estaba adaptando. No crecí rezando, ni siquiera antes de las comidas. Los versos de la Biblia no estaban enmarcados en roble. Palabras como salvación, tolerancia, e incluso esperanza no se utilizaban en nuestro hogar. Sabía que mis padres creían en Dios, pero no lo expresaban de manera que me alcanzara.

Han pasado casi ocho años desde que nos hemos hecho una familia Cristiana. Y hemos crecido definitivamente mucho durante estos años, hemos aprendido cómo crecer estando más cerca de Dios, pero todavía estamos aprendiendo. A continuación, veamos algunas de las cosas que hemos hecho para ayudar a aclimatar a nuestros hijos y a nosotros mismos a la vida Cristiana:


  1. Comience a rezar en las comidas—Para mucha gente, éste es el momento menos raro en el que rezar o, por lo menos, de dar las gracias por nuestro alimento. Después de todo, ¿quién no está agradecido de tener comida?

  2. Comparta versos simples de la Biblia—Si usted no lo sabe todavía, eso es aceptable. Busque en línea o compre una Biblia para estudiar (donde usted pueda mirar términos y efectuar referencias cruzadas de los versos). Apunte algunos versos, y confíe algunos a la memoria.

  3. Apunte a su hijo a clase—A menudo, los profesores de la escuela de domingo asumen que el niño tiene ya cierto conocimiento de las historias de la Biblia, pero eso puede no ser el caso. Pregunte en su iglesia si ofrecen clases para hijos de nuevos creyentes (puede ser una clase que ofrezcan a los niños que están considerando el bautismo).

  4. Apúntese a clase—Muchas iglesias ofrecen a los no creyentes clases que les ayuden a entender la misión de la Iglesia (de los creyentes en Cristo) en su totalidad, así como de la iglesia (edificio/congregación) a la que usted atiende.

  5. Consiga una Biblia para niños—Hay muchas opciones diferentes para los niños, como las Biblias con dibujos (se leen más bien como un cómic). Hay también Biblias en las que pueden escribir o dibujar y Biblias que utilizan un lenguaje muy sencillo. Consiga una Biblia apropiada para cada niño según su edad y personalidad. Si usted no puede conseguir una Biblia para cada persona, considere elegir una que sea apropiada para la edad del más joven de sus hijos. La mayoría de la gente, incluso los adultos, pueden apreciar la simplicidad de una Biblia para niños. Hay también varias aplicaciones buenas y gratuitas de Biblias para su teléfono.

  6. Invite a su hijo a rezar—Pero sin ejercer presión. Un simple, “¿Te gustaría bendecir nuestro alimento?” será suficiente. Si declinan, no haga un problema de ello y ofrezca rezar en su lugar. Si su hijo está de acuerdo, agradézcaselo siempre. Aunque tiendo a evitar decir, “Buen trabajo”, simplemente porque no quisiera que piensen que estoy evaluando sus capacidades. Es bueno, no obstante, decir “gracias por rezar por tus compañeros de clase; eso ha sido considerado”.

  7. Rece con sus hijos en privado—Pregúnteles lo que están pensando o lo que les preocupa. Si usted sabe que están nerviosos por unas pruebas de baloncesto u otro deporte, rece por ellos. Les encantará. Sin embargo, no utilice esto como una oportunidad de predicar tipo, “Querido Dios, ayude por favor a Sarah a dejar de ser tan molesta en la cena”. En lugar de eso, trate los problemas de raíz, como por ejemplo, “Señor, ayude por favor a Sarah a saber lo amada y valorada que es, y a ayudarla a entender su valor e impacto en nuestra familia”. El primer ejemplo se centra en el comportamiento negativo mientras que el segundo le ayuda a comenzar a entender su posición en Cristo.

  8. Pídales que recen por usted—Los niños desean sentirse valorados y necesitados también. Elija un motivo por el que rezar que sea apropiado para sus hijos como una enfermedad leve de la que se está intentando curar, o una reunión importante que tenga mañana, y pídales que recen por usted. Si están dispuestos, pueden rezar por usted después de que usted rece por ellos. Si declinan, pida cortésmente que recen por usted después de que usted salga del cuarto. Esto puede ser muy eficaz para ayudar a enseñar a un niño a hablar con Dios sin nadie que le haga sentir torpe o juzgado.

  9. Rece simplemente—Deje las formas arcaicas para las noches de Shakespeare en el teatro local. Si usted comienza a hablar de manera diferente a como lo hace en la conversación normal durante los rezos, puede hacer que sus hijos desconecten. También podría darles la impresión que Dios necesita que seamos diferentes de como realmente somos. Simplemente sea usted mismo, y anímeles a que hagan lo mismo.

  10. Anime a sus hijos a que vayan a los eventos para jóvenes—Los niños extrovertidos irán directamente y lo pasarán muy bien, pero los niños introvertidos necesitan que se les anime un poco. Considere el ofrecerse voluntariamente a ayudar a montar, enseñar o a servir en el evento que usted quiere que sus hijos atiendan. Usted no necesita estar en su grupo o espacio personal, solo en el edificio para que así sepan que si están incómodos, usted está a un momento.

  11. Haga pequeñas ceremonias—Un tiempo breve de devoción dedicado al rezo y a hablar. Usted puede hacer esto en el coche, por las mañanas, o por las tardes. Comience a hablar de lo que usted valora y de por qué Dios lo valora. Utilice ejemplos fáciles de entender y comience a compartir su fe.

  12. Acepte preguntas—Los niños de cualquier edad tendrán preguntas sobre lo que usted cree, y la parte dura al principio es que usted no puede saber muchas de las respuestas. Pero como padres, debemos mostrarnos siempre contentos cuando nuestros hijos desean tener más información sobre nuestra fe, incluso si parecen combativos al respecto. Permanezca en calma, y haga sus averiguaciones. Si usted todavía no está seguro, pida a un pastor o a un Cristiano maduro que le guíe. He aprendido tanto sobre mi propia fe por tomarme mi tiempo para contestar las preguntas de mis hijos.

  13. Sea constante—Usted no tiene que obsesionarse en comenzar a construir la base de la fe para sus hijos. Vaya a la iglesia regularmente, rece a diario y haga las cosas lo mejor que sepa. Y si usted deja de tener estos hábitos, simplemente retómelos donde los dejó. No asuma que usted tiene que ser perfecto para conducir a sus hijos a Cristo.

Convertirse en una familia Cristiana normal muchas veces parece ser un poco desalentador para los padres. Hay tanto por saber y hacer correctamente, pero no necesitamos ser expertos enseguida. De hecho, nunca lo seremos. Simplemente sea honesto y un poco vulnerable con sus hijos respecto al porqué de querer a Dios en su vida, para comenzar. Comparta lo que Él ha hecho por usted, y mantenga el diálogo abierto mediante la oración y la preocupación genuina por las necesidades de sus hijos.

Como padres, sean tolerantes con ustedes mismos, y sean pacientes con sus hijos. Aceptar a Dios en nuestras vidas diarias puede parecer tan raro para los niños como Marcianos de Pluto. Proporcione respuestas sencillas, profese una fe sencilla y accesible, y deje a Dios hacer el resto.

“Y llamando Jesús a un niño, lo puso en medio de ellos, y dijo: De cierto os digo, que si no os volvéis y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos. Así que, cualquiera que se humille como este niño, ése es el mayor en el reino de los cielos.” (Mateo 18:2-4)

Usted no tiene que ser un teólogo sabio para ser una mamá o un papá Cristiano. Solo tiene que comenzar a seguir a Cristo con la fe de un niño. Los pasos del bebé con un impacto eterno están fácilmente dentro de su alcance.

 

Kris Wolfe
Acerca de Kris Wolfe.
Tennesse | Estados Unidos

Kris Wolfe es cristiana, esposa y madre. Es una escritora independiente que se centra en el estímulo espiritual y práctico, escribe lecciones para grupos que realizan sus reuniones en las iglesias, y también es coach de grupos pequeños. Kris tiene un máster en consejería bíblica por la Luther Rice University and Seminary y ejerce como mediadora en disputas familiares para la corte dn Tennesee donde ella vive.

Kris abarca temas como las citas, el matrimonio, la crianza, el divorcio y su recuperación, y las familias combinadas. Para ller más sobre Kris: Clarksville, TN Online y su sitio web.

Teresa Galarza
Acerca de Teresa Galarza, Ph.D.
Valencia | Spain

Teresa Galarza nació en España a finales de la década de los setenta. Estudió Filología y tiene un Doctorado por la Universitat de València, Spain. Trabaja como traductora además de como profesora e investigadora. Empezó su actividad como traductora cuando era universitaria, del ingles al español y al catalán, sus lenguas nativas. Recientemente ha emprendido un nuevo negocio, West Indies Publishing Company, siendo su primer libro la traducción de la novela perdida de Walt Whitman Life an Adventures of Jack Engle. La web de Teresa es: courtesytranslations.es, se puede acceder a sus artículos de investigación desde su perfil de LinkedIn, y sus artículos de divulgación están disponibles en Jot Down.

¿Cuidar para compartir?

Artículos por Kris Wolfe

LA AUTOESTIMA ANTES Y DESPUÉS DE CRISTO

Antes solía pensar que tenía una gran autoestima. Pero confundía autoestima y confianza. Tenía confianza, hasta cierto grado. ¿Autoestima? Quizá no tanta. [Lee mas...] [En inglés]

DE LA FE VIENE LA VIDA

Seis abortos involuntarios. Seis pruebas positivas de embarazo, cada una de ellas acompañadas de euforia y grandes planes, y cada una de ellas seguida de episodios de aflicción por la pérdida. [Lee mas...] [En inglés]

EL VERDADERO PODER DEL AMOR

Amor. Es una palabra que parece que debiera escribirse con letras de burbuja, coloreadas de rosa como el caramelo de algodón y rodeada por corazones hinchados atravesados por flechas. [Lee mas...] [En inglés]

SOBRE CONVERTIRSE EN UNA FAMILIA CRISTIANA: 13 Consejos Tangibles

En realidad yo no crecí en la iglesia, pero tampoco era contraria a la iglesia. De hecho, diría que mi familia tenía cada pie plantado firmemente en ambos caminos. Imagínense lo difícil que era conseguir cualquier cosa para nosotros. [Lee mas...] [En inglés]

INFLUENCIAS SECULARES QUE PREOCUPAN A ESTA MAMÁ CRISTIANA

Me encojo solo de pensar en las “influencias seculares” en mis hijos, no solo porque puedan hacerlos malos, sino también porque no deseo que mis hijos desarrollen una actitud de “yo soy más santo que tú”. [Lee mas...] [En inglés]

ENSEÑAR A SUS HIJOS A PERDONAR

Es más que una canción; es una manera misteriosa de vivir. Desistir al sufrimiento y el perdón son piedras angulares de la vida Cristiana, pero son conceptos que hacen temblar al más fuerte de los Cristianos. [Lee mas...] [En inglés]

ENSEÑAR A SUS HIJOS LA COMPASIÓN

Pregunte a cualquier padre lo que desean para sus hijos y casi todos mencionarán la felicidad. Todos deseamos la felicidad para nuestros hijos y para nosotros. [Lee mas...] [En inglés]

AYUDAR A SUS HIJOS A CONSTRUIR SU SENTIDO DE PERTENENCIA

Si usted es un tipo de padre o madre de los que muestran un amor severo, puede ser que incluso no se preocupe de si sus hijos tienen un sentido de pertenencia, siempre y cuando tengan una motivación y se comporten correctamente. [Lee mas...] [En inglés]

CUANDO LOS NIÑOS CRISTIANOS NO SE COMPORTAN COMO TALES

Puede que usted conozca la historia del hijo pródigo (Lucas 15:11-32). Un hombre joven pide a su padre por adelantado la parte de la herencia familiar que le corresponde. [Lee mas...] [En inglés]

PASIÓN POR EL TRABAJO

Trabajo. Es una labor de amor. ¿Cierto? La gente dice, “Haga lo que le apasiona y será como no trabajar ni un día en su vida”, lo que implica, por supuesto, que si a usted le apasiona su profesión, no la sentirá exactamente como un trabajo. [Lee mas...] [En inglés]

LA FAMILIA DE VACACIONES: Lo Bueno, Lo Malo y Lo Memorable

Acabo de regresar de un crucero de una semana con dos preadolescentes. Tienen doce y quince años. ¿Conoce el emoji de ojos enormes hacia afuera, sin pestañear? [Lee mas...] [En inglés]